PARROQUIA EN SALIDA: ACOGER, ESCUCHAR, COMPRENDER EN S. JUAN MACÍAS, CÁCERES (ESPAÑA), Fr. Julio Saavedra

A raíz de la Exhortación Apostólica “Evangelii gaudium” del Papa Francisco, se han acuñado “expresiones nuevas” que recogen inquietudes seculares. Se habla ahora de “Iglesia en salida”; se habla de la necesidad de pasar de una Iglesia de mantenimiento a una Iglesia de puertas abiertas; de la necesidad de no excluir a nadie; de que se necesita un Pueblo de Dios con el corazón abierto a la acogida, al acompañamiento, a una proximidad que ayude a un trato personalizado para hacer presente el anuncio del Evangelio. Y se resume todo este elenco de necesidades hablando de una “Iglesia en salida” con las puertas abiertas para acoger y recibir, escuchar y comprender, proponer y acompañar y, al mismo tiempo, para salir a buscar.

La exhortación comienza de modo muy personal con un “ahora mismo” que nos interpela a todos: “Invito a cada cristiano, en cualquier lugar y situación en que se encuentre, a renovar, ahora mismo su encuentro personal con Jesucristo, al menos, a tomar la decisión de dejarse encontrar con él” (EG 3).

Y nos podemos preguntar, la salida ¿a dónde? A las periferias, dice el Papa. Algunos hablan de periferias geográficas: los países más pobres de África, Hispanoamérica o Asia, los lugares más pobres de nuestra patria - en cada provincia, barrio…- y periferias existenciales: las de los nuevos tipos de pobreza y exclusión por motivos de raza, género, enfermedad, religión, instrucción…

En nuestra Diócesis de Coria-Cáceres estamos en tiempo sinodal, en la parroquia también. Y hay una constante reflejada en las diversas propuestas que van surgiendo y que, con otras palabras, hablan de esta necesidad de tener “una iglesia en salida”. Propuestas que piden una mayor participación de todos en la edificación de esta Iglesia nuestra: el conocer mejor nuestra diócesis, nuestra parroquia; el prepararnos adecuadamente para una mejor vivencia de nuestra fe; el comprometernos en el funcionamiento global de la Iglesia…

En nuestra parroquia de San Juan Macías, situada en un barrio joven de la ciudad de Cáceres, hay un pequeño grupo de fieles sensibilizados y comprometidos con esta participación en este intento de vivir la fe. Pero también, al ser un barrio joven, muchos han llegado de aluvión a la ciudad y siguen teniendo sus raíces en los pueblos, con lo que nos encontramos con una realidad paradójica: gran existencia de niños para recibir los primeros sacramentos del bautismo y comunión y poca asistencia a misa los domingos, sobre todo cuando coincide alguna fiesta o “puente” en los fines de semana.

Podemos “presumir”, según comentan algunos curas del arciprestazgo, de tener el mayor número de niños bautizados en un año, pasamos del centenar y de tener cuatrocientos cincuenta niños en los tres cursos de catequesis de preparación para la Primera Comunión; pero el presumir se acaba aquí pues el número se reduce casi a la nada una vez que la han recibido. Para la confirmación hay dos grupitos de adolescentes y jóvenes; grupitos que serían la envidia en otras parroquias pero que, en ningún caso, puede servir de consuelo en la nuestra.

Sí hay muy buena respuesta de los niños y sus padres en algunas celebraciones que organizamos a nivel de parroquia o de diócesis. El festival de “Sembradores de estrellas” antes de la Navidad o el Encuentro diocesano de infancia en el mes de abril son motivos para la convivencia entre niños y catequistas de la ciudad y los pueblos de la diócesis. A nivel de parroquia hay que destacar tres fechas significativas por orden cronológico y en las que tiene una participación destacada la Cofradía dominicana del Stmo. Cristo de la Victoria: el Vía Crucis organizado por la cofradía de la parroquia y que recorre algunas de las calles de nuestro barrio. Este año los niños han portado una cruz dominicana desnuda y la imagen “mini” del Stmo. Cristo de la Victoria, titular de la cofradía.

El Corpus dominicano también lo celebramos con gran asistencia de niños que han hecho ese año la Primera Comunión vestidos con sus trajes de “comunión”. Comenzamos con una misa en el patio de la parroquia y, a continuación, procesión con el Santísimo por las calles del barrio. Las andas con la custodia la portan los jóvenes, aunque los mayores no pueden resistirse a no sentirse ellos también protagonistas. Por último, la solemnidad de nuestra patrona la Virgen del Rosario con triduo en su honor y misa solemne y procesión por las calles del barrio en el domingo más cercano a la fiesta. El año pasado “estrenamos” una imagen de la Virgen del Rosario, donada por una familia feligresa y que este año ha salido en procesión, junto a su Hijo Resucitado, por las calles de la ciudad de Cáceres.

No podemos olvidar la otra cara de la realidad parroquial, tal vez menos llamativa y espectacular, pero más reconfortante en esa “iglesia en salida”. Es la labor caritativa realizada por el grupo de voluntarios de Cáritas. Hay muchas familias en el barrio que están sufriendo en sus carnes la crisis económica. Familias jóvenes con niños y castigadas por el paro. Aquí en la parroquia encuentran acogida y ayuda, a veces económica para pagar la luz, el agua… y otras veces en alimentos para poder llegar a final de mes.

Merece mención especial nuestro “Coro San Juan Macías” que ameniza y acompaña todas las celebraciones parroquiales y es habitual en la misa de niños de los domingos. También es muy solicitado por otras parroquias, cofradías e instituciones y resalta su presencia en Navidad en varias residencias de mayores o en la cárcel para compartir un poco de alegría en esas fechas tan entrañables. 


Todo esto nos puede ayudar a tomar conciencia de que la Iglesia (la parroquia) somos todos los que formamos parte de esa gran familia de los hijos de Dios. Que debemos renovar, ahora mismo, nuestro encuentro personal con Jesucristo. Y que, para un cristiano, está prohibido esa expresión: “ahora no puedo, quizás algún día…”.     

Comentarios

Entradas más populares

DOMINICOS: FUNDADOS PARA PREDICAR, por Fr. Felicísimo Martínez OP

ARCAS REALES (VALLADOLID): SESENTA AÑOS AL RITMO DE LOS JÓVENES Y DE LAS ÉPOCAS, por Javier Grande

UNA EXPERIENCIA CONTAGIOSA: LAICOS DOMINICOS Y LAS NUEVAS ARMAS DE LA EVANGELIZACIÓN (VALLADOLID), Carlos Malillos