martes, 25 de septiembre de 2018

VIDA RELIGIOSA: COMUNICAR Y VIVIR LO EXTRAORDINARIO EN LO COTIDIANO, por Luciano López


Celebración litúrgica en Birmania (Imagen del autor)
El futuro de las comunidades religiosas es hoy un tema de reflexión, tanto en el ámbito religioso como en el laico. Fr. Timothy Radcliffe, antiguo Maestro de la Orden de Predicadores, dedica hoy su vida de conferenciante a este tema, como uno de sus objetivos esenciales. Reyes Mate en una entrevista publicada en el último número de esta misma revista expone, de manera brillante, cuál es su idea de la vida religiosa hoy.

En consecuencia, mi reflexión consistirá en exponer de forma muy personal, cómo veo yo hoy la vida religiosa, y cuál puede ser su futuro.

Fui religioso, y aunque vivo ya fuera de una comunidad, tengo contacto frecuente con diversos conventos de la Provincia. La acogida es siempre magnífica, con un calor humano digno de admiración.

A pesar de todo, me gustaría ver un mayor compromiso en la forma de vivir en común. Hay frailes viven en un individualismo exagerado, sin apenas comunicación con los demás hermanos. No solo es necesario compartir el Pan y la Palabra, que todas las Comunidades hacen como primer acto del día. Hay que compartir mucho más, sentimientos, emociones, opiniones, creaciones. La vida en comunidad es algo esencial, nadie tiene nada, todo es de todos. ¿Son hoy las comunidades una familia? ¿Me hago una comunidad a mi imagen y semejanza? Vivir en común no solo con la mente, también con el corazón, emocionalmente.

Considero que la vida religiosa en sí misma es algo atractivo hoy para cualquier persona deseosa de hacer el bien y comprometida con el otro. Pero los valores religiosos hoy, y subrayo religiosos, de los adultos, son completamente diferentes de los de los jóvenes. Y quienes dirigen hoy la vida de las comunidades religiosas son adultos, con valores que no atraen a la gente. Echo en falta “sentir” la emoción de estar viviendo algo extraordinario. Y no solo vivirlo, también comunicarlo.

La percepción que el mundo tiene de la vida religiosa es diferente a cómo se ven los religiosos a sí mismos. Y la razón está en que no hay una comunicación con el mundo que llegue al corazón de los hombres. Tengo la impresión de que en la formación se han dejado de lado los aspectos esenciales de la persona. Fui religioso, pero si echo la vista atrás me doy cuenta de que no existía sintonía entre los formadores y nosotros. Nos movíamos en mundos muy diferentes. Me temo que hoy sigue sucediendo lo mismo.

Mi experiencia viajera me ha llevado a vivir la diversidad religiosa en diferentes culturas. Me ha llamado poderosamente la atención la religiosidad oriental. Curioso: las grandes religiones han surgido en el mundo oriental.
Tuve la suerte de vivir durante tres días en una comunidad religiosa de dominicos en Myanmar-Birmania. La comunidad de creyentes forma parte de la comunidad religiosa. Es verdaderamente una familia. El domingo a las 9 de la mañana comienzan a llegar los cristianos al recinto de la Iglesia. La misa comienza a las 10, pero no se sabe cuándo acaba. Nadie tiene prisa por irse. Disfrutar de la familia es sentirse feliz. Nada tiene que ver ese mundo religioso con el nuestro. Las vocaciones religiosas en este contexto surgen de manera natural.

En la India, me he encontrado con infinidad de jóvenes y no tan jóvenes, que se sienten atraídos por ese aparente sentido espiritual del budismo, llegan en busca de sí mismos, con ganas de hacer algo por los demás. Es claro que muchos jóvenes descubren la necesidad de hacer algo para cambiar los valores materialistas del mundo en el que viven. Y curioso, casi nadie se fija en las comunidades religiosas católicas, en los conventos de los religiosos de España. Buscan en ONGs., en el budismo, en otras múltiples manifestaciones que nada tienen que ver con la iglesia católica.

Cuando un joven entra en un monasterio budista siente paz, espiritualidad, solidaridad, sentido transcendente de la vida. Y eso, por desgracia, no se siente hoy en un monasterio católico, al menos en la mayoría. Nunca he visto en ningún monasterio budista a un monje vestido de manera informal. Nunca. En el mundo actual las formas son muy importantes. Y en la vida religiosa de hoy parece que las formas no lo son.

Buscan fuera lo que fácilmente podrían encontrar aquí, si realmente los conventos fueran focos de ilusión, de esperanza, de fe viva en un Dios que perdona. Se trata de vivir la vida con emoción, fuente de toda energía.

El futuro de la vida religiosa es creer que es pasión, libertad, humanidad, emoción, búsqueda de un Dios que se hizo hombre para hacernos hijos suyos. Si no hay pasión y emoción en nuestra vida, difícilmente lograremos que los jóvenes se sientan atraídos por este modo diferente de vivir.

El convento debe ser un hogar donde uno se siente que vive en familia, que está rodeado de amor, de paz, de alegría, en una palabra, el lugar donde uno finalmente se siente feliz. Y eso solo se consigue si ponemos pasión en lo que hacemos.

Si no hay un cambio en el modo de vivir el carisma de la vocación, no va a ser atractiva para nadie. Tienen que animarse a empatizar con el resto de las personas. A sentirse buscadores de felicidad al lado del resto de los hombres. El pastor debe ser también oveja, como dice el Papa Francisco.

Pasión por la verdad.

domingo, 29 de julio de 2018

DESDE LA ALTURA DE LOS AÑOS por Fr. Felicísimo Martínez OP


Bajorrelieve en madera, obra del autor del artículo
Lo decía Santo Tomás. Propio de los jóvenes es la esperanza, porque tienen poco pasado y mucho futuro. Y propio de los ancianos es la memoria o el recuerdo, porque tienen mucho pasado y poco futuro. Que jóvenes y ancianos se ajusten a su situación y disfruten la esperanza o la memoria respectivamente,

Algunos nos encontramos ya metidos de lleno en la segunda categoría, aunque no sabemos cómo llamarla: ¿ancianidad, tercera edad, vida ascendente…? Llámese como se llame, es un hecho que cuando los años van pasando la memoria, el recuerdo, la mirada hacia atrás enseña mucho y pone realismo en nuestros pensamientos. Un elemental ejercicio de honestidad obliga a reconocer éxitos y fracasos, aciertos y errores. Contárselo a las nuevas generaciones es un deber, una responsabilidad, una obligación.

La vida es muy corta. Es la primera conclusión que nos arrojan los recuerdos. “Pero ¿cuándo han pasado todos estos años?” Esta pregunta es frecuente en labios de los ancianos. Sí, la vida es muy corta, pasa como una ráfaga, aunque los jóvenes no se lo crean. Por eso, porque es tan corta, es necesario no malbaratarla. Un personaje de renombre social tuvo la dramática experiencia de ver morir a su hija a la edad de 30 años. Ante un nutrido público confesaba a los pocos días, sumido en llanto: “Ha tenido que morir mi hija para que yo comprenda que no se puede perder ni un solo minuto de la vida”.  Sí, cuando se mira hacia atrás, los tiempos muertos duelen, los tiempos vacíos acusan, la vida malbaratada se lamenta.

Eso sí, no se trata de hacer del trabajo o de la eficacia un ídolo. Solo se trata de valorar tanto la vida, de respetarla tanto, de amarla tanto… que no permitamos vivir sin vivir, vivir sin gustar la vida, vivir sin que nuestra vida sea de alguna utilidad para alguna persona.

El mundo, nuestro mundo es muy complejo. Corremos el riesgo de entrar en pánico y huir ante tal cúmulo de opiniones, de ideologías, de problemas, de cuestiones sin respuesta… Y entonces, ¿dónde quedaría nuestra misión de predicadores, de anunciadores del mensaje cristiano? En vez de huir amedrentados y refugiarnos en el confort del claustro, habrá que salir, escuchar, dialogar, estudiar y seguir poniendo el Evangelio al servicio de la gente que no tiene tanto tiempo ni tanta oportunidad para dedicarse al estudio.

Santo Domingo y la primera generación dominicana acertaron al hacer del estudio una obligación para los dominicos. El Beato Jordán llegó incluso a relacionar esta obligación con la salvación de las almas. Decía que la falta de estudio en los predicadores pone en peligro la salvación de las almas. Y otro dominico, Agustín Salucio, decía con cierta gracia que algunos predicadores, por no estudiar, dicen tales cosas en sus sermones que levantan falsos testimonios al Espíritu Santo.

La experiencia confirma lo que decía Santo Tomás: el estudio implica esfuerzo, ascesis, disciplina… Pero la aproximación a la verdad forma parte de la calidad de vida de las personas. Y, sobre todo, en un dominico la aproximación a la verdad a través del estudio forma parte de la calidad de su conversación, de su predicación, de su enseñanza, de su relación con la gente.

El estudio dominicano no es para hacer carrera. Es verdaderamente dominicano cuando se convierte en verdadera contemplación. Los tiempos vacíos de estudio y de contemplación también son tiempos muertos para un dominico. También duelen cuando los años pasan. Mejor prevenir a tiempo que lamentar cuando no hay remedio.

Y lo más importante, vida de veras es la que se entrega, la que se da, la que se regala a los demás. Vida de verdad es –ya lo decía Jesús-  la que se pierde por su causa, por la causa de la humanidad a la que Dios tanto ama. Y vida desbaratada es la que pretendemos ganar cuidando solo de nosotros mismos. Esta es la gran verdad que se va haciendo cada vez más manifiesta a medida que se acerca el final. Es la gran verdad que no podemos esquivar cuando la vida va pasando y miramos hacia atrás.

Pero a ella se añade otra experiencia interior ineludible: el tiempo pasado es irrecuperable, la vida desbaratada ya no está en nuestras manos, lo que dejamos de hacer por los demás se quedó sin hacer… Por eso es tan verdad eso que con frecuencia escuchamos: ¨hay cosas que hay que hacerlas antes de morir¨. Hay palabras que hay que decirlas en vida, abrazos que hay que darlos en vida, servicios que hay que prestarlos en vida… hasta que la vida se agote, no por inanición, sino por generosa entrega.

Lo decía con frecuencia un querido hermano nuestro que falleció antes de tiempo: ¨Hay que poner las luces largas, para caminar seguro¨. Este consejo, que parece muy elemental, es definitivo para un joven. La cultura actual tiene una capacidad enorme de distracción y seducción. Una cosa es vivir el presente con intensidad y otra muy distinta es quedar colgados de la seducción del momento.

Poner las luces largas es tener deseos largos, como decía Santa Teresa de Jesús. Significa valorar el peso de cada momento, de cada silencio, de cada palabra, de cada acción y omisión… mirando hacia adelante, cayendo en la cuenta prematuramente que el tiempo vuela, que la verdad nos espera, que la vida se la debemos a los demás.

lunes, 25 de junio de 2018

JÓVENES: DON INMERECIDO, ÚNICA ESPERANZA, Fr. Bonifacio G. Solís OP, Prior Provincial

Novicios en Hon Kong (Imagen: P. Javier González)
Cuando el año 1997 el Consejo de Provincia consideró la necesidad urgente de pedir a la Orden el cambio de una política vocacional que se había iniciado en el año 1971 con el objeto de favorecer que las nuevas entidades de la Orden en el Oriente pudieran crecer y fortalecerse, poco nos imaginábamos que algunos de los consejeros presentes en la entrevista con el P. Timothy Radcliffe, Maestro de la Orden, y su asistente para la región de Asia Pacífico, Fr. Kevin tendríamos que ser testigos de un gran giro en la panorama de la Provincia de Nuestra Señora del Rosario. 
 
De las dificultades, los desafíos, las dudas, las oposiciones, el desánimo y la incertidumbre que iba a caracterizar el proceso de internacionalidad de la Provincia que había caracterizado la historia de la Provincia de Ntra. Sra. del Rosario, que el Maestro de la Orden presentó al Capítulo Provincial celebrado en 1997. 
 
Aunque acariciábamos la idea y así se propuso, no anticipamos las dificultades, los desafíos, las tensiones, las dudas, las resistencias, los éxitos y fracasos que hemos presenciado en estos veinte años. No obstante, gracias a Dios, el Consejo de Provincia y los diferentes capítulos provinciales han apoyado y animado el proceso de apertura, de aceptación, de acogida y de formación de los cerca de 100 religiosos que hoy son miembros de la Provincia de Nuestra Señora del Rosario a través de la amplia geografía de la misma desde Venezuela a Japón.   
 
¿Quién ha llamado a esta juventud? Sin duda que el Señor está a la base de la llamada y es Él quien llama e invita sin pedir consejo y sin que medie intervención extraordinaria alguna, pero la juventud está íntimamente unida a las vocaciones que han sido y continúan siendo un continuo desafío al orden establecido y al peso de veinticinco años de letargo vocacional. 
 
¿Qué hemos hecho? Acoger, acompañar, recibir, querer, animar, escuchar, evaluar, proponer, iniciar, corregir, estar al lado y sobre todo quererlos para que junto con ellos pudiéramos y continuemos caminando juntos para descubrir los designios y el plan que el Señor tiene. Constantemente hemos tratado de que fuera el Espíritu quien liderase nuestras decisiones y nuestro discernimiento y que, contra nuestra voluntad, la suya prevaleciera. 
 
No quiero decir que todo hayan sido aciertos, no. Hay cuestionamientos, los ha habido y continuará habiéndolos, pero estamos convencidos de que de no haber iniciado con valentía el camino hacia lo desconocido no tendríamos en la Provincia la juventud que anida y ofrece una esperanza para la Iglesia, la Orden y la Provincia en los distintos países y misiones en los que la Provincia está y quiere estar presente. 
 
Juventud, vida, diferencia de culturas y nacionalidades, de convicciones y generaciones, de sueños y realidades, de confianza y de voces pidiendo más prudencia, de críticas positivas y momentos de tensión, de iniciar y de temores  ante lo desconocido y la incertidumbre de situaciones políticas y religiosas, de aciertos y de sorpresas de todo ello he sido y continúo siendo testigo, pero confío y espero que seamos capaces los mayores y los jóvenes de aunar fuerzas, convicciones y esperanzas para dar vida a la esperanza que anima nuestro caminar en la fe y en el amor de quienes radicalmente creen que ha sido Jesús quien nos ofrece y regala este don de las vocaciones. 
 
Quisiéramos tener el acierto necesario para formar y continuar apoyando la vida que se ofrece a la iglesia y a las misiones con este resurgir vocacional. El don de 16 novicios este año y de otros 12 para el próximo son un regalo inmerecido y hemos de estar a su lado para que en el proceso del creciente discernimiento vocacional podamos vivirlo sin desánimo ante los problemas que van surgiendo y sin triunfalismos por los éxitos alcanzados. Si no sabemos escuchar, dialogar, apoyar y presionar perderemos el horizonte ante una juventud inquieta e insatisfecha con la situación en que viven y se encuentran. ¡Que pronto hemos olvidado las incertidumbres y desafíos de nuestros años de formación! 
 
Aún resuenan en mis oídos aquel memorable saludo: “¿Por qué has tardado tanto tiempo para venir a conocernos?”, con el que me recibieron aquellos 11 novicios de los que hoy 8 son sacerdotes y dos trabajan en su diócesis original. Resuenan las palabras de un venerable hermano: “Hemos estado en contacto con siete y ni uno se ha incorporado. ¡Basta ya!” Y la decisión de cerrar el proyecto iniciado para desdecirnos antes de entrar en la capilla con “de lo dicho nada, esto no se para”.  
 
O experiencias como: “Uds. están funcionando con un noviciado no constitucional”, respondiendo: si así es, dígame Ud. cómo hacerlo constitucional, porque en nuestras actas se fija tanto el maestro como el lugar y ambos han sido oficialmente aprobados. Y finalmente el impase durante un capítulo general cuando en medio de la exposición la emoción y el recuerdo me cortó el habla y en medio de la vergüenza pude oír la mejor alabanza que haya podido escuchar: “Tu emoción ha sido la palabra más elocuente que has pronunciado”. 
 
He sido testigo de este proyecto, le he dedicado tiempo, cariño, confianza y la convicción de que es don inmerecido y la única esperanza. Pero no se termina ahí, estamos comenzando y las nuevas generaciones comienzan a asumir responsabilidades y es necesario dar paso para que ellos, que entienden mejor la sociedad que hemos de evangelizar, asuman el liderazgo y marquen el ritmo a seguir siempre con los ojos hacia lo alto y los oídos atentos al compañero silencioso que con su susurro providente muestra el camino porque Él es el camino, la verdad y la vida. 

JÓVENES, FE Y DISCERNIMIENTO VOCACIONAL EN EL SÍNODO DE LOS OBISPOS, Fr. Miguel A. Medina OP

Angelus en S. Pedro, Roma (Imagen: IRC)
Se me ha pedido (y lo hago por imperativo fraterno) que exprese unas reflexiones personales, teniendo como enfoque el próximo Sínodo de los Obispos (octubre de 2018), y la temática enunciada. Para encuadrar mis pobres ideas, me referiré al Documento Preparatorio del Sínodo y a la Carta del Maestro General de la Orden, fray Bruno Cadoré. 
 
El Documento Preparatorio, al que la Carta del Maestro se refiere, presenta dos grandes desafíos: “La Iglesia ha decidido interrogarse sobre cómo acompañar a los jóvenes para que reconozcan y acojan la llamada al amor y a la vida en plenitud, y también pedir a los mismos jóvenes que la ayuden a identificar las modalidades más eficaces de hoy para anunciar la Buena Noticia”. La pastoral juvenil está necesitada de una metodología, que posibilite que los jóvenes, hoy, lleguen a responder a la invitación que les sigue haciendo Jesucristo.  
 
El segundo, no menos importante, tiene como objetivo dejarse aconsejar por los jóvenes para, juntos, hallar la fórmula para realizar la tarea que Cristo ha encomendado a todos los que nos llamamos y consideramos parte de la Iglesia. 
 
La Iglesia necesita interrogarse sobre cómo acompañar a los jóvenes. Esta intención conlleva una manifestación clara de la vertiente maternal de la Iglesia: su preocupación por una sección de la humanidad, bautizada o no, que requiere esa guía maternal y sentirse ayudada en el propósito de hallar sentido para su vida. Este propósito puede ser fácilmente aceptado por los jóvenes, pero ¿confiarán en la segunda? Aún más, ¿estarán dispuestos los responsables de esta pastoral a escuchar e identificar las modalidades más eficaces en una tarea, en la que se consideran maestros? ¿Estarán dispuestos para aprender de los jóvenes? ¿Está convencida la Iglesia de que la voz del Espíritu puede estar hoy resonando a través de la realidad juvenil? 
 
No podemos dejarnos llevar por el desaliento; pero tampoco pretendamos encontrar respuestas sencillas: el mundo juvenil es complejo, y plantea interrogantes difíciles, (desde su cosmovisión, lenguaje o actitud ante la vida, hasta la incomprensión de su propia identidad). Lo cierto es, y nadie puede negar esta realidad, que el universo de los jóvenes abandona la Iglesia, incluso antes de que concluya el proceso de preparación a los sacramentos de iniciación. Y las preguntas no pueden ser obviadas: ¿Por qué se alejan de la Iglesia? ¿Qué les pasa? ¿Cuáles son sus inquietudes? ¿Por qué la conclusión de la iniciación cristiana supone el fin de la visibilidad de los jóvenes en la Iglesia? ¿Qué no se está haciendo correctamente? 
 
Podemos proponer respuestas huidizas y sin compromiso personal (i.e. viven en un mundo con demasiadas ofertas para la huida, facilidades para una vida sin compromisos ni arraigos, etc.). De ese modo escapamos, rechazamos vernos inmersos y formar parte del problema y nos desligamos del compromiso de buscar soluciones. 
 
Siempre he pensado que la opción de una generación repercute sobre la siguiente, sin que, por ello, ésta deje de tener su propia responsabilidad. Por tanto, nuestra generación también es responsable de este problema, y no puede atrincherarse mientras contempla cómo esas dos generaciones van separándose cada vez más. 
 
Ya he escuchado algunas desconfianzas, y creo que son razonables, de parte de los jóvenes ante el proyecto de Sínodo: ¿por qué, ahora, les preocupa nuestra opinión? ¿Por qué, de repente, ponen su mirada e interés sobre nosotros? Y, como he dicho, me parecen razonables. Lo que no me parece tan razonable es la respuesta que dan: porque se ven viejos, las iglesias vacías y sin elemento juvenil vocacionado para el futuro. No les falta la razón, pero también demuestran un posicionamiento que dejará graves consecuencias en su propia vida, y peores repercusiones para la siguiente generación.  
 
Cruce de caminos en Castilla la Vieja (Imagen: IRC)
Es claro que el joven de hoy es hijo y fruto de la generación previa y de toda una serie de influencias socioculturales y religiosas vertiginosas. La generación de los padres no aprendió cómo ser cristiana, ni encontró otro espacio en la Iglesia que el de ser “consumidores” de celebraciones cristianas. Por esa razón, los jóvenes están pagando en su propia realidad los errores cometidos en el pasado. Y, peor será, si no aprendemos a corregirlos, pues la próxima generación sufrirá aún peores consecuencias en este campo de la fe.   
 
El Documento apercibe del multiuniverso juvenil que tenemos delante. No podemos individuar todas las causas de diferenciación, pero sí podemos apuntar algunas: áreas culturas y religiosas distintas; una historia, que hace diferentes a los países y continentes según su tradición religiosa. Tercero, y cada día más evidente, la diferencia de género, con sus distinciones de sensibilidad. Otro elemento que no debemos menospreciar son los procesos de transformación de las sociedades, que han dado origen a un contexto de fluidez e incertidumbre, nunca antes experimentado con tanta intensidad.  
 
Ese carácter de continua transformación incide en las condiciones de vulnerabilidad e inseguridad, ante las que los jóvenes están menos inmunes. Finalmente, han nacido y viven en un mundo globalizado, con conductos inmensos de información, pero sin tiempo para una digestión madura. Todo ello revierte, de inmediato, en la desorientación y en la tentación del relativismo, si bien también puede aportar unas posibilidades extraordinarias.  
 
Confieso que no poseo la receta con las soluciones. Así, pues, permítanme aventurarme y errar. 
 
Existe un problema largamente arrastrado, y que necesita solución urgente: la “responsabilidad de todos los miembros en la edificación de la Iglesia”. Las catequesis han sido ricas en orientaciones para “responder” a la vida de fe, pero en esta respuesta no quedaba espacio para esa dimensión de la “responsabilidad” que conlleva la vida de la fe al interior de una comunidad. Pero, esa responsabilidad comporta, de inmediato, un espacio para poder desarrollarla desde la propia identidad, sin que ello suponga un atentado a los espacios y responsabilidades de las otras edades. 
 
La pregunta que debiéramos hacernos –jóvenes y no tan jóvenes- es: ¿en nuestra Iglesia nos conocemos, nos queremos o nos tememos? Es absolutamente necesario que respondamos con sinceridad a esta pregunta, porque de ella dependerá un camino de acompañamiento o de extrañamiento y desconfianza.  
 
El Sínodo apunta el camino del acompañamiento, pero esta acción comporta, como primera virtud, querer como hermano a ese joven, olvidándonos de actitudes paternalistas. Hoy, la sensibilidad juvenil no acepta “paternidades”, sino “modelos” con una intensa vida interior, constancia y misericordia. 
 
Y, aquí puede entrar la invitación del Maestro General. A nosotros, como dominicos, la memoria de la “compasión dominicana” nos debería empujar a abandonar posturas paternales, y abrazar la “fraternidad” como don para caminar juntos, enriqueciéndonos mutuamente en la experiencia de la salvación. 
 
A este respecto, creo que, ante este universo, los dominicos debiéramos revisar el significado actual de la “itinerancia” y de la otra gran columna: el estudio-contemplación. Si el Pontífice en su carta lanza una provocación a salir, como Abraham, y encaminarse hacia una tierra nueva, también puede significar para nosotros una invitación a salir de nuestros esquemas, ya “institucionalizados”, y asumir la espiritualidad de Domingo que iba “a buscar” a los hijos de Dios.  
 
Desde esta actitud, podremos adentrarnos en ese universo, en el que será necesario afrontar un cambio de modelos y enfoques. Tras 800 años, debiéramos ser predicadores experimentados, capaces de afrontar nuevos desafíos. Hoy, la itinerancia nos empuja a “afrontar lo nuevo”, desde la humildad de “aprender a aprender”, de “juntar perspectivas”, de asumir que nuestra vocación apostólica nos llevará hacia espacios nuevos, sorpresivos y exigentes. 
 
Honorio III nos definió como “púgiles fidei et vera mundi lumina, pero no puede esconderse la luz tras viejas glorias, esquemas pasados, ni batallas ya olvidadas. Debemos ser luz para esta humanidad joven, que brota y vive conectada al universo digital; pero que sigue siendo humana y necesitada de quien le ayude a encontrar la salvación que ansía.